¿Por qué las matrículas de los coches no tienen vocales?

Las matrículas españolas comienzan siendo BBB, acaban como ZZZ y excluyen a nueve letras del abecedario: A, CH, E, I, LL, Ñ, O, Q y U


La matrícula del coche está compuesta por una serie de números y letras y su función principal es identificar a un vehículo concreto, por lo que en realidad es como una especie de DNI para los vehículos. Pero, ¿sabes realmente qué significan las matrículas y por qué no tienen vocales?

El sistema de matriculación de los vehículos cambió en España en el año 2000 para converger con el modelo europeo. Desde entonces, es muy poco habitual ver por las carreteras españolas matrículas con las siglas de las provincias, como por ejemplo la CS de Castellón o la M de Madrid. Las matrículas de los coches están compuestas por un código alfanumérico que no tiene un significado concreto pero que al utilizarse como un número de identificación permite tener bajo control en el registro los datos del propietario y del propio automóvil. Por ello, deben colocarse obligatoriamente en la parte delantera y trasera del vehículo.

Actualmente, las matrículas se componen de cuatro números y tres letras. Asimismo, en el lado izquierdo todas llevan una banda azul y bajo las estrellas de la bandera de la Unión Europea incluyen las siglas del país europeo al que pertenecen. La letra que corresponde a todas las matrículas de los coches españoles es la E.

Las matrículas en España se componen de 4 números y 3 letras
Las matrículas en España se componen de 4 números y 3 letras | Foto: DGT

Cómo se combinan los números y las letras

La primera parte de la matrícula está compuesta por cuatro números que permiten un total de 80 millones de matriculaciones. La numeración comienza con el 0000 y acaba en el 9999, de modo que se pueden hacer hasta 10.000 combinaciones distintas con estos números de cuatro cifras.

Por otro lado, las tres letras que forman la segunda parte de la matrícula presentan una peculiaridad, y es que las vocales no se incluyen en el sistema para evitar combinaciones malsonantes (ANO, PIS…), siglas con algún tipo de significado o nombres propios (EVA, ANA…). Por este motivo, las matrículas comienzan siendo BBB y acaban como ZZZ. Además, también se evitan otras letras que forman parte del abecedario español: “LL”, “CH”, “Ñ” (porque se puede confundir con la N) y “Q” (porque se puede confundir con la O y con el número 0). En definitiva, quedan excluidas de las matrículas españolas un total de nueve letras del abecedario: A, CH, E, I, LL, Ñ, O, Q y U.

¿Qué información revela la matrícula?

La Guardia Civil y los policías municipales pueden conocer a través de los números y las letras de una matrícula distintos datos: el nombre del propietario del vehículo, si el seguro del coche está en vigor, el estado de la ITV, si el conductor tiene multas, etc. Asimismo, por las letras se puede conocer la antigüedad de un vehículo:

La antigüedad de las matrículas españolas
La antigüedad de las matrículas españolas | Foto: DGT

También »  Audi, Airbus e Italdesign presentan su prototipo de taxi aéreo