Protege tu coche del sol con estos seis trucos

El sol puede dañar gravemente la pintura, los plásticos, los faros y la tapicería de tu coche, entre otros elementos

Uno de los peores enemigos de nuestro coche es el sol. Sus rayos van desgastándolo poco a poco haciendo que parezca mucho más viejo de lo que en realidad es, y dañando elementos básicos para la conducción. En este breve reportaje te ofrecemos seis trucos para proteger tu coche del sol. Pero primero veamos cómo perjudica el sol al coche.

En primer lugar desgasta terriblemente la pintura, haciendo que pierda su brillo e incluso su coloración. Si de forma sistemática dejamos el coche al sol, y más en verano, la pintura dejará de lucir brillante y además perderá su tinte original. Es decir , que si tenemos un coche negro al final será una especie de agrisado mate, haciendo que el coche parezca mucho más viejo de lo que es.

Lo mejores aparcar siempre el coche a la sombra
Lo mejores aparcar siempre el coche a la sombra

El sol también hace que los faros se vuelvan opacos y pierdan su brillo. Esto no sólo hace que el coche luzca más feo y viejo de forma prematura, sino que además afecta a la visión y por tanto a la seguridad. Lo mismo sucede con los pilotos traseros, que pasan de ser rojos a casi naranjas, perdiendo efectividad y por tanto haciendo que los demás usuarios tengan más dificultados para vernos por la noche. De igual modo en los pilotos y faros pueden aparecer grietas por secarse demasiado al sol, haciendo que se cuele agua en su interior.

Algo parecido que con los faros sucede con las gomas del coche. El sol las seca y deja rígidas perdiendo su efectividad, y permitiendo que el agua se cuele tanto en el habitáculo como en elementos que en principio deberían ser estancos.

El parasol es muy efectivo para proteger el interior de los rayos del sol
El parasol es muy efectivo para proteger el interior de los rayos del sol

Pero el sol no sólo afecta al exterior del vehículo sino que elementos del interior como el salpicadero, el volante o la tapicería pueden sufrir un desgaste prematuro si están constantemente expuestos al calor.

Seis Consejos para proteger el coche del sol

Para que todo esto no le suceda a nuestro coche te ofrecemos seis sencillos trucos para proteger a tu coche del sol:

  1. Ponerlo a la sombra. Suena obvio pero hay mucha gente que por simple pereza deja su coche al sol en verano, en vez de buscar un sitio que aunque esté más lejos permita que el coche esté a la sombra.
  2. Utilizar una funda. Tanto en la sombra, pero sobre todo si el coche está aparcado al sol, lo más recomendable es taparlo con una funda. Esto se suele hacer si se va a dejar el coche parado varios días, pero si repetidamente va a estar expuesto al sol durante una jornada laboral o varias horas todos los días, lo mejor es taparlo con una funda, aunque sea un poco tedioso hacerlo cada vez.
  3. Usar parasoles. Más fácil y rápido que poner una funda es colocar el parasol en el interior del parabrisas. Esta sencilla maniobra no sólo protegerá el habitáculo y especialmente el salpicadero del sol, sino que además evitará que suba en exceso la temperatura en el interior. Además, puede evitar que el volante queme cuando tengamos que coger el coche.
  4. Bajar las ventanillas. Para evitar precisamente que el calor se acumule en el interior, lo mejor es dejar bajadas las ventanillas unos centímetros, de modo que éste pueda evacuarse por las ranuras. Eso sí, debe ser en un entorno seguro o donde tengamos controlado visualmente el coche ante ataques de posibles ladrones.
  5. Lavar el coche. Mantener el coche limpio hará que los residuos no afecten tanto a la pintura cuando el coche esté expuesto al sol. El efecto corrosivo de algunos elementos se multiplica con el calor del sol.
  6. Todo junto. Y lo mejor para proteger el coche del sol es hacer todo lo recomendado anteriormente. Mantener el coche limpio, dejarlo aparcado a la sombra siempre que se pueda, poner los parasoles aunque utilicemos una funda para el exterior, y dejar las ventanillas algo bajadas para que se disipe el calor.
También »  Estas son las ciudades con el peor transporte público