¿Qué es la DGT 3.0 y para qué sirve?

La movilidad conectada llegará a todos a través del teléfono móvil y no requerirá una importante adaptación de las infraestructuras

¿Te imaginas poder anticiparte a los peligros de la carretera como si tuvieses un sexto sentido o una especie de superpoder? Pues a partir de 2025 podrás hacerlo a través de tu teléfono móvil gracias a la DGT 3.0, una plataforma que permite mantener conectados en tiempo real a todos los usuarios de la vía ofreciéndoles en todo momento información del tráfico en tiempo real y permitiendo así alcanzar una movilidad más segura e inteligente.

Pero como la plataforma de vehículo conectado DGT 3.0 no estará al 100% hasta 2025, la DGT está introduciendo pequeñas novedades hasta llegar a su objetivo final. Por ello, este verano, en el mes de julio, entrará en vigor el reglamento que aprueba el uso de la señal luminosa V-16, un dispositivo que sustituirá a los triángulos de emergencia en la preseñalización de emergencias. Como ya explicamos en un artículo anterior, los dispositivos V-16 equiparán un sistema de geolocalización que permitirá tener localizadas todas las incidencias, accidentes de tráfico y averías que se produzcan en nuestro país. Además, según el nuevo reglamento, los operarios de vehículos de auxilio en carretera, es decir, las grúas, deberán informar telemáticamente sobre la ubicación del vehículo averiado, mientras que los operadores de infraestructuras de carretera deberán comunicar en tiempo real a ‘la nube’ de la DGT las obras planificadas y el punto kilométrico donde comienza y acaba cada una de las que se están ejecutando. Sin duda, estas medidas demuestran que el vehículo conectado es el futuro de la seguridad vial.

Con el paso del tiempo, la plataforma de vehículo conectado DGT 3.0 también permitirá conocer los protocolos medioambientales y las zonas de bajas emisiones; avisará al conductor/a de que su vehículo no puede circular por una zona determinada con el tiempo suficiente para que pueda buscar una alternativa; informará sobre el principio y fin de un evento deportivo con dispositivos de geolocalización en los coches de incidencias; y permitirá identificar a los ciclistas de la vía si en un futuro las bicicletas llevan integrado un dispositivo de geolocalización.

En definitiva, la DGT 3.0 hace posible la interconexión entre todos los actores que forman parte de este ecosistema: fabricantes de vehículos, empresas de alquiler, plataformas de transporte público, ayuntamientos, aseguradoras, fabricantes de dispositivos de conectividad, proveedores de aplicaciones relacionadas con movilidad segura y eficiente y los diferentes usuarios de las vías.

Movilidad conectada

Cuando se habla de movilidad conectada la mayoría de la gente piensa en coches autónomos y en la conectividad dentro de los vehículos. Sin embargo, la movilidad conectada llegará a todas las personas a través de los teléfonos móviles y no requerirá una importante adaptación de las infraestructuras, por lo que estará al alcance de todos/as. Ana Blanco, la subdirectora de Circulación de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT), cree que no será necesario invertir recursos en sensorizar toda la red de carreteras, puesto que una de las mayores ventajas de las comunicaciones telefónicas es que pueden prestar servicios en cualquier vía que tenga cobertura digital 4G o 5G. “Queremos llegar a todas las carreteras, en especial a las convencionales, las más peligrosas”, afirma.

El desarrollo y la implantación de la telefonía móvil 5G incrementará de manera exponencial la calidad en la transmisión de datos. Asimismo, la velocidad de transmisión superará a la de la fibra óptica, por lo que será muy baja la latencia, es decir, el retraso entre el envío y la recepción de la información. De hecho, los 50 milisegundos que tarda el 4G se reducen a un milisegundo con el 5G, por lo que cualquier conexión será prácticamente en tiempo real. Según José Francisco Monserrat, investigador de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y asesor del Banco Mundial en Transportes y 5G: “podremos reducir hasta el 80% de los accidentes de tráfico”.

Por último, destacar que en 2025 la Unión Europea habrá invertido 3.500 millones de euros en un plan público-privado para el desarrollo de la tecnología 5G. En esta fecha está previsto que las zonas urbanas, las principales carreteras y las líneas de ferrocarril cuenten ya con cobertura 5G. Raúl Palacios, el presidente de Ganvam, cree que el desarrollo de la red 5G propiciará que “en poco más de cuatro años tengamos el 35% del parque conectado. En 2030 el 100% de los coches de menos de cinco años estará conectado”.

También »  Prueba del Renault Clio E-Tech, un icono electrificado