La marcas japonesas cierran el año con resultados dispares

Toyota y Honda ganaron más dinero durante el tercer trimestre fiscal respecto al mismo período del año anterior y mejoraron sus expectativas para el acumulado del ejercicio, que cierra el 31 de marzo

Las marcas automovilísticas japonesas han publicado ya los resultados económicos relativos al cierre del tercer trimestre fiscal, entre octubre y diciembre, y revisado sus estimaciones y objetivos para el conjunto del año fiscal 2020-2021, que cierra el 31 de marzo de este año. El impacto de la pandemia ha sido importante en todas las compañías, pero algunas, como Toyota y Honda, han tomado medidas efectivas y pese a los efectos de la pandemia en el mercado mundial, se han conseguido reponer y han podido ganar dinero. Otras, como Nissan, presentan pérdidas.

Toyota, de hecho, como adelantó El Periódico de Catalunyaterminó 2020 siendo la marca de coches más vendida del mundo, superando al Grupo Volkswagen con 9,52 millones de unidades. Esta cifra supone un 11,3% menos que 2019, principalmente a causa de los efectos del Covid-19 en todo el mundo. Al éxito comercial se le suma ahora el económico, con un beneficio operativo trimestral de 7.777 millones de euros (987.900 millones de yenes), lo que supone mejorar el resultado del tercer trimestre fiscal 2019-2020, en el que la cifra fue de 5.039 millones de euros. El beneficio neto fue de 6.603 millones de euros, mejorando de nuevo desde los 4.400 millones de euros del mismo período del año fiscal anterior. En el acumulado del año fiscal, desde abril de 2020Toyota acumula un beneficio neto de 11.560 millones de euros, un 14,1% menos respecto al año anterior. Para la totalidad del ejercicio, la firma japonesa espera presentar un beneficio de 14.960 millones de euros, un 6,7% menos, a partir de una facturación de 208.661 millones de euros, un 11,3% menos.

Sede de Toyota | Foto: Agencias
Sede de Toyota | Foto: Agencias

También Honda sorprendió con buenas cifras relativas al tercer trimestre del año fiscal. Así, al cierre de diciembre su beneficio operativo alcanzaba los 2.235 millones de euros, un dato que supone más que doblar el resultado del mismo período del año anterior (913 millones de euros). En el acumulado del año fiscal, la compañía fabricante de vehículos como el compacto Civic se anota un beneficio neto de 3.496 millones de euros, un 8,4% menos respecto al año anterior, y una facturación de 75.170 millones de euros, un 17,5% menos. Los resultados del tercer trimestre han motivado a Honda a mejorar las previsiones para el conjunto del año fiscal hasta un beneficio neto de 3.661 millones de euros, un 2% más que el año anterior, y hasta una facturación de 102.000 millones de euros, un 13% menos.

Mazda y Subaru ganaron menos

Subaru y Mazda, por su parte, no registraron mejoras en el tercer trimestre fiscal, como si hicieron Toyota y Honda, pero consiguieron ganar dinero. Subaru vio como su beneficio operativo caía un 42% entre octubre y diciembre hasta los 455 millones de euros y su beneficio neto otro 42% hasta los 341 millones de euros. La facturación cayó apenas un 2,3% hasta los 6.918 millones de euros. La compañía explicó que la diferencia entre la reducción de facturación y ganancias es consecuencia de las llamadas a revisión de vehículos y de tipos de cambio desfavorables. Para la totalidad del año fiscal esperan mejorar el beneficio operativo un 21% hasta los 1.732 millones de euros y sus ganancias netas hasta los 1.283 millones de euros.

Mazda, siguiendo la misma línea, también ganó dinero el tercer trimestre del año fiscal, aunque su beneficio operativo retrocedió un 76% hasta los 51 millones de euros. Los ingresos cayeron un 5% hasta los 6.610 millones de euros. No obstante, la marca de Hiroshima perdió dinero entre abril y diciembre, acumulando pérdidas netas por valor de 621 millones de euros, en comparación con los 257 millones que ganó el año pasado. Los ingresos, por culpa del Covid-19, se desplomaron un 23,3% hasta los 15.551 millones de euros. Mazda espera cerrar el año fiscal con pérdidas netas por valor de 396 millones de euros al facturar 23.015 millones, un 15,5% menos.

Nissan pierde dinero

Finalmente, desde Yokohama Nissan presentó un incremento del 19% en su beneficio operativo, que alcanzó los 213,3 millones de euros, aunque el resultado neto fueron pérdidas por valor de 297,5 millones de euros, empeorando respecto al tercer trimestre fiscal del año anterior, en el que perdió 205 millones de euros. La facturación entre octubre y diciembre alcanzó los 17.700 millones de euros, un 11% menos por culpa de la caída del 9,6% en sus matriculaciones hasta las 1,08 millones de unidades. Para el conjunto del año, Nissan espera presentar pérdidas netas por valor de 4.180 millones de euros. Aunque este resultado supone mejorar sus estimaciones iniciales y el resultado del año anterior (4.850 millones de euros), significa mantenerse en la senda de los números rojos.

También »  Nuevo Mercedes-Benz Clase C, una berlina compacta que rebosa lujo y tecnología