La venta de coches podría dispararse tras la cuarentena por coronavirus

La intención de compra de un coche se ha disparado en China porque la gente no quiere volver a desplazarse en transporte público por miedo al contagio del COVID-19


La industria automovilística está viviendo un momento convulso con grandes caídas en las ventas debido a la cuarentena por coronavirus, como demuestra el desplome en España en el mes de marzo. Pero esta situación podría vivir un giro de 180 grados cuando acabe el confinamiento, si atendemos al estudio que ha realizado la consultora de mercados Ipsos sobre la intención de compra de coches en China tras el COVID-19, y del que se ha hecho eco Faconauto.

El estudio revela que en China podría dispararse la compra de vehículos cuando finalice el confinamiento, por la sencilla razón de que los usuarios no quieren desplazarse en transporte público por miedo a nuevos contagios, puesto que los expertos aseguran que la erradicación del COVID-19 se va a extender mucho en el tiempo.

Antes del coronavirus sólo el 34% de la población encuestada en China se decantaba por el uso del coche privado. Sin embargo, la pandemia ha hecho que este número se eleve hasta el 66%. De este modo, el uso del transporte público pasa de ser la primera opción para los encuestados con un 56%, a únicamente el 24% por el ya citado miedo al contagio.

El aire acondicionado con filtro antigérmenes se ha convertido en la opción de equipamiento más deseada entre los encuestados en China

Este temor ha hecho que el 72% de los encuestados se decidan a adquirir un automóvil nuevo, y hasta un 66% muestra su intención de realizar la compra en los próximos seis meses, lo que invita a pensar en una rápida y notable recuperación de las ventas en el mercado español tras el confinamiento, si en nuestro país sigue la lógica tendencia de China.

El coronavirus también ha cambiado radicalmente las razones de compra de un automóvil en China según la encuesta. Entre las tres principales se han colado dos relacionadas con el COVID-19. En primer lugar se sitúa “La visión del coche como una herramienta para reducir las probabilidades de contagio” (77%), seguido de algo más común en encuestas previas a la pandemia como “Las necesidades familiares” (51%) y en tercera posición “La falta de confianza en el transporte público” (50%).

Seguridad ante todo

El coronavirus no sólo ha cambiado las razones, sino también las preferencias en la compra de un vehículo. Motivos como el diseño, las prestaciones, el confort o incluso el precio, han pasado a un segundo plano entre los encuestados, que valoran en primer lugar la “configuración saludable” del coche, seguido de la seguridad, y en tercera posición la calidad general del automóvil.

En ese primer y hasta ahora desconocido aspecto de la “configuración saludable” en un coche, entran elementos como un sistema de aire acondicionado con filtro antigérmenes. Esta opción supone la principal demanda entre los encuestados, seguido del uso de tapicerías y materiales antibacterianos en el habitáculo. Como se aprecia en el estudio, el coronavirus ha cambiado por completo las preferencias de los futuros compradores.

Compra online

El mismo pánico al contagio que convierte al coche privado en la principal elección entre los encuestados para su transporte diario, es el que hace a su vez que la compra online de coches se haya postulado como la primera opción entre los usuarios. El 79% de ellos confía plenamente en las exposiciones virtuales y los configuradores que tienen las marcas en sus portales web para adquirir su automóvil. Pero no sólo han cambiado las preferencias en la venta, sino que servicios como la desinfección antibacteriana se han convertido en fundamentales para que una persona se decida entre una marca u otra por el servicio postventa. Tanto es así que esta opción es la más demandada entre los usuarios encuestados.

También »  Con estos sistemas ha maximizado Seat la conectividad del nuevo León