Las ayudas, la clave para la competitividad del vehículo enchufable

Los datos demuestran una relación directa entre las ayudas para la compra de vehículos enchufables y su cuota de mercado en Europa

Àlex Soler

Las ayudas para la compra y los incentivos fiscales siguen siendo un factor clave y directamente relacionado a la penetración del vehículo eléctrico, que ve como el precio, todavía más elevado que sus equivalentes de combustión, y la carencia de una infraestructura de carga pública adecuada siguen siendo sus puntos flacos en el mercado. Según un estudio de LeasePlan, los vehículos eléctricos son cada vez más competitivos en Europa, pero su coste de su propiedad es todavía más alto que los de combustión.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) afirmó hace dos años que se podía establecer una relación directa entre las ayudas y ventjas que las administraciones de cada país ofrecían para su adquisición y su cuota de mercado. Ahora, ACEA actualiza sus datos para seguir confirmando la hipótesis lanzada en 2018.

20 países ofrecen ayudas e incentivos

ACEA celebra que 20 países de la Unión Europea hayan puesto en marcha programas de ayudas e incentivos fiscales para la compra y la posesión de vehículos eléctricos e híbridos enchufables. La exención o reducción del impuesto de matriculación y circulación, así como ayudas directas a la compra de este tipo de coches, son las medidas más habituales. Según la asociación, las ayudas directas son la herramienta más eficaz para estimular la demanda de vehículos enchufables.

Solo siete países no ofrecen ningún tipo de incentivo a la hora de comprar coches eléctricos: Bélgica, Chipre, Dinamarca, Letonia, Lituania y Malta. De éstos, solo en dos, Dinamarca y Bélgica, los enchufables superan el 1% de cuota de mercado con un 3,2% y un 4,2%, respectivamente. En los demás oscila entre el 0,4% y el 0,6%. La renta por cápita, significativamente más elevada en Dinamarca (53.270 euros) y Bélgica (41.200 euros) frente a los demás países (entre 8.680 euros y 26.530 euros), y sobre todo la infraestructura de carga, muy avanzada en los dos países centroeuropeos marcan la diferencia.

Loading...

Loading…

En los 20 países que sí ofrecen incentivos la infraestructura de carga es el factor diferencial, con Suecia (11,3%) y Holanda (15%) presentando una mayor cuota de mercado. No obstante, la presencia en el mercado de los vehículos enchufables es baja en el resto del continente, con cuotas del 3% en países como Alemania ha invertido e invertirá grandes cantidades en instalar cargadores. En Europa del Este, ni las ayudas impiden que en países como Rumanía (0,9%), Grecia (0,4%) o Estonia (0,3%) la cuota siga estando por debajo del 1% por culpa de su pobre infraestructura.

Situación en España

Los vehículos enchufables en España tienen una cuota de mercado, según ACEA, del 1,4%. El pasado mes de septiembre, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), en España se vendieron 18.454 vehículos de propulsión alternativa, un 44,7% más respecto al mismo mes de 2019. El buen ritmo de ventas desde la entrada del plan Moves ha permitido que las entregas de turismos asciendan hasta las 17.380 unidades, un 46,2% más. Del total, 2.378 fueron eléctricos, un 152,4% más, y 1.974 fueron híbridos enchufables, un 265,5% más. El plan Moves ha jugado un papel esencial.

No obstante, se espera que cuando termine el plan Moves la demanda de este tipo de vehículos siga creciendo, pero a un ritmo mucho menor. Según el último Barómetro Trimestral de la Electromovilidad de Anfac, además, el gran problema español es la infraestructura de carga, donde el país se sitúa en la cola de Europa con, según Anfac, “debilidades preocupantes” en las principales carreteras y corredores del país.

También »  Hyundai se convierte en socio promotor de la Asociación Española del Hidrógeno