Luca de Meo: “El nuevo Renault 5 sustituirá al Zoe”

El director general de Renault confiesa que para democratizar el coche eléctrico hay que venderlo con precios entre 20.000 y 30.000 euros, nunca por encima.

En la reciente presentación del plan ‘Renaulution’, Luca de Meo sorprendió a propios y extraños con el anuncio del nuevo Renault 5, un prototipo de coche totalmente eléctrico. “No lo haremos con motor de combustión. Solo será eléctrico y llegará en el primer semestre de 2024, ese es el objetivo. Tenemos que acondicionar la planta y conseguir un proveedores que nos pueda asegurar suficiente cantidad de baterías cerca de la fábrica. Es un proceso complejo y largo, pero en tres años lo podemos hacer. Es un producto icónico de la marca y quería hacerlo aquí en Francia, aunque suponga un gran desafío desde el punto de vista de coste”, confesó el director general de Renault en exclusiva a los jurados españoles del Car Of The Year

Con este modelo la marca recupera la ilusión de un mito. De Meo reconoce que “personalmente, habría presentado un SUV del segmento C, por temas de rentabilidad, pero no habría tenido el impacto que ha tenido este coche, con menciones en todo el mundo. Reemplazará al Zoe por un tema claro de reducción de costes, ya que no tiene sentido tener dos modelos en el mismo segmento”, comenta.

La idea es que sea “un coche de venta, de volumen. Estamos desarrolando esta plataforma eléctrica en el segmento B, y Renault siempre se ha caracterizado por ser una marca popular. Pero para democratizar el coche eléctrico tienes que venderlos con precios entre 20.000 y 30.000 euros, porque ahí está el presupuesto de la mayoría de la gente”, admite.

De Meo presentando la estrategia.

Para De Meo es importante con este coche “llegar a un nivel de costes que te permita ganar dinero, pero haciendo un coche que la gente pueda comprar. Un Zoe a más de 30.000 euros es un coche que lo vendemos bien por las ayudas, pero no es el precio de un coche del segmento B. No quiero hacer un Mini Cooper John Cooper Works, quiero hacer un coche popular“. El R5 es un coche icónico “aunque no tiene nada que ver con el anterior, pero hemos hecho guiños de diseño que lo recuerdan. Todas las marcas tenemos coches clásicos. Porqué no aprovechar ese tirón”.

Volver en positivo

Con la nueva gama de productos 2023-2024 en las marcas del grupo, De Meo cree que “volveremos a un nivel de ingresos y márgenes decentes. Creo que la posibilidad que le daremos a Dacia de desarrollarse en el segmento C será importante en muchos mercados. Alpine será un nicho, pero no a nivel como hoy, sino que habrá tres modelos, dos de ellos en segmentos competitivos, todos serán eléctricos, y será una oportunidad de crear valor”, algo así como hizo con Cupra.

La suerte de De Meo en Renault es “que me han dado una hoja en blanco, me han dejado empezar desde cero, desarrollo de producto, distribución, el modelo, todo. Cada semana hay una nueva empresa china o de California que sale al mercado y la valorizan tres veces más que a empresas como Renault, con más de 120 años de historia. Y estoy un poco harto de ésto. Pues antes de que lo hagan otros lo hago yo. Hay que construir abandonando un posicionamiento nostálgico, crear una empresa de nueva generación”.

Dacia, ¿independiente?

El plan de Renault ofrece a Dacia (con Alejandro Mesonero como responsable de diseño) una nueva oportunidad de crecer. “Tienen todo para desarrollar y producir coches, y me di cuenta que querían verse como empresa independiente. Es lógico. Tienen que utilizar tecnología de costes bajos, porque si suben demasiado pierden su posicionamiento. Se puede desarrollar en sitios donde Renault deja un poco de espacio a nivel de mercado, por debajo. La idea es subir a Renault y poder dejar ese espacio a Dacia. Evitar el solape de precio. En algunos mercados será más fácil que en otros”, señala de Dacia.

La nueva era de Dacia.

Según De Meo es una marca como si fuera un simbionte, un parásito en el buen sentido de la palabra. “Hay parásitos malos y hay parásitos buenos, como la trufa. Dacia es una trufa. El modelo de distribución lo paga Renault y por eso puede ser más competitivo. Si separamos los concesionarios y pedimos otras infraestructuras todo se va al carajo”.

En cuanto a la integración con la Alianza con Nissan y Mitsubishi, “estamos trabajando en propuestas de motores, cajas de cambios. Queremos tener una relación muy pragmática en la que todos nos veamos beneficiados, con sentido común”.

Romper con los mitos

En el afán por la electrificación han proliferado ideas de que el coche eléctrico perjudicará a nivel industrial a los trabajadores, también en el ámibito de la posventa. Luca De Meo apunta que “hay leyendas urbanas en este sentido. En Renault tienen diez años de experiencia en coches eléctricos . Un coche es un coche, y no veo eso de que represente un peligro para los trabajadores de la línea. Preguntando a la gente de posventa sobre si había más negocio en un Clio o un Zoe, me decían que en un Zoe. Sencillamente porque el cliente de un coche eléctrico no se va a repararlo a talleres del amigo del amigo de Pepe. Vuelve al taller oficial, es más fiel, porque disponen de un servicio más sofisticado. Los coches eléctricos no se rompen mucho pero cuando hay un problema suele ser complicado”.

Para ganar en rentabilidad, De Meo cree que “deberemos inventar nuevas maneras para ganar dinero en posventa como las actualizaciones del software, elementos de conectividad y cosas así“.

También »  Las ventas de vehículos eléctricos, híbridos y de gas aumentan un 57% en mayo