Porsche reduce un 75% sus emisiones de CO2 desde 2014

La reducción de las emisiones de CO2 de Porsche, se debe principalmente a que utiliza energía procedente de fuentes renovables

Porsche está alcanzando el éxito rotundo en términos de sostenibilidad, puesto que el fabricante de coches deportivos ha logrado reducir las emisiones de CO2 por coche más del 75% desde el año 2014. Además, durante el mismo periodo, también ha logrado reducir el consumo de energía aproximadamente en un 31%. Cabe destacar, que en esta fase, el número de vehículos producidos aumentó un 82%, ya que se pasó de 101.449 unidades en 2014, a 184.791 unidades en 2018.

En palabras de Albrecht Reimold, miembro del Consejo de Dirección de Porsche AG: “En Porsche somos conscientes de nuestra responsabilidad en términos medioambientales y de protección climática. Estamos optimizando continuamente nuestros vehículos para hacerlos aún más respetuosos con el medio ambiente. Además, un gran número de grandes y pequeñas iniciativas en Porsche han dado como resultado un concepto que permite a todas las áreas de la compañía mejorar paso a paso su sostenibilidad”.

Esta reducción significativa de las emisiones de CO2 de Porsche, se debe principalmente a que el fabricante alemán utiliza energía procedente de fuentes renovables con certificado TÜV. Desde principios de 2017, Porsche ha estado produciendo con energía renovable que viene con certificado de origen para la fuente de electricidad. Asimismo, la logística ferroviaria de Porsche dentro de Alemania tiene ahora un impacto medioambiental neutro. Actualmente, la empresa alemana se encuentra trabajando en cómo reducir su impacto medioambiental en toda la cadena de valor.

“Sostenibilidad es la suma de muchos elementos individuales. En otoño, nuestro primer vehículo 100% eléctrico, el Taycan, saldrá de la línea de producción. Desde el principio, su producción tendrá emisiones de CO2 neutras. Sin embargo, nuestro objetivo es que no haya ninguna huella ecológica en el futuro, es decir, conseguir una Factoría de Impacto Cero”, sostiene Albrecht Reimold.

Porsche está siendo también pionero en la construcción de la nueva fábrica del Taycan, en Zuffenhausen, ya que en su fachada está empleando por primera vez una superficie tecnológica que absorbe el dióxido de nitrógeno. Este recubrimiento actúa como catalizador y descompone en agua con sustancias inocuas y nitrato las partículas absorbidas de contaminantes cuando se exponen a la luz solar y a la baja humedad del aire.

En su camino por obtener una Factoría de Impacto Cero, Porsche ha establecido un sistema de gestión de la movilidad de la empresa para evitar que sus empleados causen un aumento de contaminación por culpa del tráfico. Por ello, ofrece el “Job Ticket”, un billete de transporte público local subvencionado por la compañía, y el “Fine Dust Ticket”, que permite a los empleados de las instalaciones situadas en el área de Stuttgart usar el transporte público de forma gratuita en caso de una alerta de partículas contaminantes en suspensión.

También »  El desplome del diésel incrementa en un 1,82% las emisiones de CO2