Wallbox triplicó sus ingresos en el primer trimestre hasta los 28,3 millones

La facturación del fabricante de cargadores se disparó un 192% tras vender 51.000 cargadores, un 180% más, y situar su margen operativo en el 41,4%.


Wallbox sigue creciendo a pasos agigantados mientras se consolida como un líder global en el desarrollo y la comercialización de cargadores domésticos y cargadores rápidos para coches eléctricos y sistemas de gestión de la energía. La firma catalana cerró el primer trimestre con unos ingresos de 28,3 millones de euros, lo que supone un incremento del 192% respecto al mismo período del año pasado.

Esta facturación procede de los 51.000 cargadores que vendió entre enero y marzo, un 180% más que el año pasado, y de alcanzar un margen operativo del 41,4%. El primer trimestre, además, fue especialmente positivo para la compañía con hitos como la presentación en el CES de La Vegas del Quasar 2, su cargador bidireccional -que permite cargar el coche o volcar la energía de su batería a la red- de nueva generación para el uso doméstico, o la nueva planta de Barcelona, que cuando alcance su máxima capacidad productiva podrá ensamblar un millón de cargadores al año para exportar a todo el mundo.

Paralelamente, la compañía, que cotiza en la bolsa de Nueva Yorkempezó a construir su fábrica de Arlington, Texas, que servirá para abastecer el mercado norteamericano, y se asocio con compañías como Napa Auto Parts, Polaris, City Electric y Best Buy Canadá, además de ampliar su cooperación con Uber para seguir creciendo en mercados estratégicos. Todo, contratando otros 104 empleados para sumar alrededor de 1.000 en total.

Objetivo: 1.000 millón de euros en 2025

Wallbox cerró 2021 con unos ingresos totales de 78,6 millones de euros, un 266% más respecto a 2020. Con esa cifra, el objetivo de alcanzar la meta de los 1.000 millones en 2025 parecía muy ambicioso, pero desde la compañía se muestran optimistas por el rápido crecimiento que sigue registrando cada trimestre. Para el segundo trimestre de este año Wallbox espera facturar entre 35 y 38 millones de euros, lo que significaría mejorar entre el 100 y el 115% respecto al mismo período de 2021, cerrando el año con unos ingresos de entre 175 y 205 millones, entre un 145 y un 190% más. El margen operativo objetivo para el año completo es el 40%.

Estas previsiones tan positivas se dan en un contexto complicado y de incertidumbre por las interrupciones en la cadena de suministro mundial. Enric Asunción, consejero delegado de la compañía, admite que, pese a este contexto, “Wallbox sigue teniendo un rendimiento excepcional y ha superado las expectativas para el primer trimestre”. Cabe recordar que Wallbox mantiene una estrategia logística que consiste en trabajar directamente con los proveedores para evitar posibles retrasos en su producción por falta de componentes. “Muchas empresas no pueden entregar sus productos mientras nosotros garantizamos la entrega”, dijo Asunción en la inauguración de la planta de Barcelona. “No prevemos dejar de hacerlo”, añadiófacturó entonces.

“Estos resultados récord ponen de manifiesto nuestro continuo compromiso con la ejecución de nuestro plan de negocio”, admite el directivo, que considera que “el año 2022 completo parece evolucionar como habíamos previsto”.

También »  Lexus UX 300e: Estos son sus precios para el mercado español