Entrevista a Josef Morat, Country Manager de Zero Motorcycles en España

El Country Manager de Zero Motorcycles nos acerca un poco más a la marca y al futuro de la movilidad sostenible


Zero Motorcycles ha apostado fuerte por el mercado español con su desembarco de forma directa desde el pasado septiembre. Con Josef Morat como Country Manager, todo un apasionado del mundo de las dos ruedas con años de experiencia en el sector y trabajando durante los últimos seis años en Zero Motorcycles como Regional Manager del Sur de Europa, Oriente Medio y África. 

Josef Morat, Country Manager de Zero Motorcycles en España | Foto: Zero Motorcycles
Josef Morat, Country Manager de Zero Motorcycles en España | Foto: Zero Motorcycles

¿Cómo nace Zero Motorcycles?

Lo que antes era una apasionada idea concebida por Neal Saiki, que aplicó una batería, un motor eléctrico y la ‘inteligencia necesaria’ a una moto de campo en un garaje de Santa Cruz, California, se ha convertido rápidamente en una compañía de motocicletas reconocida internacionalmente. Desde el 2006, cuando se produjeron los primeros prototipos al día de hoy miles de clientes han creído en Zero Motorcycles y también lo ha hecho un inversor muy importante que apoya este proyecto desde el 2007.

¿Nos llevan ventaja en EE.UU. en este sentido?

EE.UU. cuenta con una ley particular que introduce Arnold Schwarzenegger cuando era gobernador de California, una ley que apostaba por las inversiones ‘verdes’. Claramente ahí es un poco más fácil porque tienes un gobierno que empuja en esta dirección también para las inversiones. Europa es un mercado que crecerá mucho en los próximos años. En este sentido con un poco de retraso porque aquí los líderes del mundo de la automoción al principio no han creído mucho en esta tecnología, aunque ya se está pensando de forma totalmente distinta.

¿Qué papel juega el cliente joven?

La gente joven tiene seguramente un sentido de responsabilidad respecto al planeta desde un punto de vista y de sostenibilidad. Yo hablo con los padres y me dicen que su hijo no compra una moto. Usan el motosharing, por ejemplo, en ciudades como Barcelona donde funciona muy bien. Sin comprarte una moto puedes utilizar una las 24 horas al día utilizando un sistema de moto compartida. Claro que cuando te sales de Barcelona y tienes que alcanzar distancias más largas, ahí evidentemente necesitas un vehículo distinto, con más prestaciones. Allí entramos nosotros con vehículos que pueden permitir llegar a los 300 kilómetros de autonomía antes de recargar y darle un producto que les permita también hacer las salidas del fin de semana.

¿Cómo ha afectado la pandemia en la movilidad? ¿Ha cambiado la manera de entender lo que son los vehículos y la contaminación en las ciudades?

Absolutamente, sí. Diría que tras el confinamiento ha surgido una mayor atención al vehículo eléctrico, sobre todo los mercados que anteriormente eran menos receptivos. Evidentemente, el COVID-19 ha despertado la atención al tema ambiental en más personas. Según un estudio de una universidad americana, parece que las ciudades con más tráfico vehicular también han sido entre las más afectadas por el COVID, al parecer la polución debida al tráfico ha favorecido el contagio a más personas.

¿Solo es una cuestión de emisiones o hay otras motivaciones por las cuales la movilidad eléctrica puede ayudar a mejorar la calidad de vida de quien vive aquí?

Seguramente las emisiones, sean de CO2 o de polución, son un aspecto importante. Un dato que casi nadie conoce es que, y es estadística certificada, en Europa mueren 500.000 personas al año debido a problemas de polución. Pero no es solo una cuestión de salud, y de calidad del aire, sino también de eficiencia energética, un motor eléctrico lleva una eficiencia de más del 90%, mientras un cualquier motor térmico, hasta los mejores, no llega a un 30%. Así que considerando que a más y más nos acercamos a un problema energético importante, utilizar de forma mejor la energía que tenemos, es no solo un deber, sino una necesidad de supervivencia.

¿El diseño de las motos Zero es parte de su sello de identidad?

Al no tener un problema térmico, el calor del motor y el escape, se tiene mucha libertad de diseño, y unos lo hacen de forma muy futurista. Pero al final cuando subo una moto tengo que conducirla entrando en las curvas, saliendo de ellas y si se construye una moto con una determinada forma, que sea similar a un vehículo tradicional también se les ayuda a un motero tradicional a encontrar sus puntos de referencia en la conducción, así es más fácil adecuarse. Puedo hacer una moto con el diseño más revolucionario del mundo, pero si luego la conducción no es eficaz, no me sirve de nada.

¿Cuántos modelos disponen en la gama?

Contamos con ocho modelos distintos, desde la moto de campo hasta la moto típica de ciudad pasando por una dual sport que permite utilizarse tanto en la calle como en el campo, motos como las utilizadas por la policía de Barcelona y Madrid, por ejemplo. No fabricamos moto pequeña ni ciclomotores, porque el coste de la tecnología que nosotros aplicamos no sería rentable.

¿Qué prestaciones tienen? ¿Cómo es conducir una moto eléctrica?

A ver, aquí la única verdadera limitación es la velocidad máxima, que la limitamos. Zero intenta encontrar un equilibrio entre el comportamiento dinámico y distancia recurrible, la autonomía. En el caso de las SR/F y SR/S autolimitamos la velocidad máxima a 200 km/h, que ya es mucho. Respecto a una moto con motor térmico, una Zero ofrece mejores prestaciones de aceleración y la conducción es más enfocada en el entorno respecto a una moto tradicional.

En prestaciones son iguales a una moto normal pero la diferencia llega en el precio.

Las motos eléctricas tienen la fama de ser más caras, pero no es del todo correcto, porque la tecnología eléctrica es una tecnología donde todavía hay costes de desarrollo y de tecnología muy elevados. ¿Por qué? Porque hoy está en los albores del desarrollo. Esto presume que muchos aspectos, en particular la batería que es la parte más costosa en este vehículo sigue desarrollándose. La evolución es bastante rápida y cada año se mejoran las prestaciones en términos de capacidad. Por ejemplo, nosotros en seis años hemos modificado tres veces la capacidad de la batería manteniendo el precio del vehículo. Así que sí que cuesta lo mismo, pero tienes más energía. Hay aspectos que en el futuro irán reduciendo este coste o mejorando las prestaciones. En este sentido, el valor medio de una moto eléctrica está por encima de una moto tradicional. Normalmente el precio de una moto tradicional empieza por los 6.000 o 7.000 euros y nosotros a partir de 12 o 13.000 euros.

Con la calculadora en la mano si a la moto le das uso la tienes amortizada en unos años.

Sí, claro. En este sentido tenemos estadísticas de patrullas de EE.UU que así lo indican. Y no solo de consumo de energía versus combustible sino también porque el coste de mantenimiento de un vehículo eléctrico representa aproximadamente el 10% de un vehículo térmico. El coste por kilómetro está alrededor de 1,5 o 2 céntimos. Cuantos más kilómetros hago, menos me cuesta el vehículo, al contrario que un vehículo térmico, que cuantos más kilómetros hago más cuesta la gasolina y el mantenimiento.

También chocan con el motero más purista.

Tenemos discusiones en las Redes Sociales que a veces no me lo puedo creer. Pero las Redes, que son un instrumento muy interesante por la rapidez de comunicación, también permiten comentarios que a veces son muy por encima de lo que uno haría en la vida real. Te encuentras con gente que dice que una moto eléctrica no es una moto, es un juguete para niños. Pero una Zero es una moto que sin el control de tracción un piloto de MotoGP tendría dificultades para conducirla porque, por ejemplo, tiene un par motor de 190 Nm, cifra a la que no llega ni una moto de carreras. Aquí todo lo controlas a través el acelerador, la conducción esta en tu puño derecho, allí mandas y el motor eléctrico sigue tus indicaciones. Conducir una moto eléctrica es una experiencia que no se puede contar, se tiene que probar y allí se descubre un mundo en lo cual se disfruta no solo de la condición, si no de aspectos que antes ni sabias existieran.

¿Llegáis para quedaros?

Estamos en España desde 2009, así que no es nada nuevo. Zero Motorcycles es una marca que en España ha llegado prácticamente cuando abrimos la oficina europea en Holanda y aquí hemos tenidos momentos alternos, distribuidores mejores, distribuidores peores. Y también si en los últimos años hemos mejorado, con unos distribuidores que hicieron un buen trabajo, había llegado el momento en lo cual España se merecía una inversión directa por parte de Zero Motorcycles. Es un mercado seguramente muy, muy importante para nosotros. Nosotros empezamos de forma directa en septiembre 2020 y tenemos un plan de desarrollo que nos llevará a tener unos 20 a 25 concesionarios en los próximos dos años.

También »  Nissan estrenará en Europa la tecnología e-Power con el Qashqai