Mazda MX-30, sofisticación eléctrica

El nuevo Mazda MX-30 ofrece un diseño, una calidad artesanal, un confort y un tacto de conducción que lo hace único en el incipiente segmento de los vehículos eléctricos en el que sin duda entra por la puerta grande

Ante el lanzamiento del del MX-30, muchos piensan que Mazda llega tarde a la era eléctrica, mientras la firma japonesa opina que ésta llega “demasiado pronto”, teniendo en cuenta la tecnología de acumulación de energía con la que se cuenta hoy día, y la todavía embrionaria estructura de recarga disponible en la mayoría de países europeos.

Aún así Mazda fue de las primeras marcas en contar con sistemas de propulsión con apoyo eléctrico como el que estrenó hace años el Mazda6, y en la actualidad cuenta con tres modelos híbridos con tecnología ‘M Hybrid’, que permite al Mazda2, Mazda3 y CX-30 acceder a la etiqueta ECO de la DGT.

Nuevo Mazda MX-30
Nuevo Mazda MX-30

Pero en un paso definitivo hacia la plena electrificación de su gama, la marca nipona acaba de lanzar el MX-30, su primer modelo 100% eléctrico, que como buen Mazda cuenta con una filosofía propia y muy distinta a la del resto de semejantes de su segmento. Y es que este BEV no tiene la autonomía como principal razón de ser. Mientras toda la industria busca un coche que ofrezca el mayor rango de utilización posible, Mazda propone un coche con menor capacidad pero que no tiene que renunciar, al diseño, el estilo, el confort y la calidad en busca de la eficiencia.

Como decíamos anteriormente, y teniendo en cuenta las limitaciones de los sistemas de acumulación de energía y recarga actuales, Mazda opina que sería un error producir un coche eléctrico que tratase de sustituir a un primer vehículo de casa con el que afrontar largos trayectos. Por eso el MX-30 no esconde que quizá tenga menos autonomía que sus más directos rivales, con una batería de 35,5 kWh que le concede una autonomía de unos 200 kilómetros en ciclo WLTP. Es cierto que algunas de las alternativas de su segmento llegan incluso a doblar esta cifra, pero el MX-30 no pretende ser el eléctrico más rutero, sino el más atractivo, sofisticado y confortable para la rutina diaria.

Nuevo Mazda MX-30
Nuevo Mazda MX-30

Sabiendo que un español medio recorre unos 40 kilómetros al día, con esta autonomía, y más si el uso es principalmente urbano, el usuario no tendrá que recargar la batería en cinco días, y cuando lo haga le llevará poco tiempo ya que este modelo permite recargar del 20% al 80% de batería en unos 36 minutos en un puesto de corriente continua, o en unas 3 horas en uno de corriente alterna.

El MX-30 es Un eléctrico de lujo

La despreocupación de no tener que buscar la máxima eficiencia y autonomía, ha permitido a los diseñadores de Mazda crear un modelo eléctrico con un diseño exterior atractivo y caprichoso que lo hace único en el segmento. Pero sobre todo, un interior tanto o más sofisticado que el de los vehículos de combustión más lujosos del mercado, con un aire innegablemente premium. La abrumadora sensación de calidad artesanal que se siente al entrar en el MX-30 se combina con la más alta tecnología, gracias a elementos como la atractiva pantalla de 7 pulgadas ubicada en la consola central para controlar digitalmente, pero de una forma muy fácil e intuitiva, la climatización; otra de iguales dimensiones en el cuadro de instrumentos donde ver toda la información relativa a la conducción y a la gestión e la energía; y una última pantalla central en lo alto del salpicadero de 8,8 pulgadas en la que se aglutinan la mayoría de controles y dispositivos del coche. Y a todo esto cabe sumar un práctico Head-Up Display proyectado sobre el parabrisas, que es de serie en toda la gama MX-30.

Mazda MX-30 con sistema de puertas de apertura inversa
Mazda MX-30 con sistema de puertas de apertura inversa

El habitáculo, al que se accede a través de un ingenioso sistema de puertas de apertura inversa –como el del extinto RX-8–, está homologado para 5 plazas, a lo que cabe sumar un aprovechable maletero de 366 litros. El espacio y la ergonomía en las plazas delanteras es envidiable, mientras son algo más justas, pero igualmente confortables.

Comportamiento 100% Mazda

Uno de los principales desafíos de los ingenieros a la hora de crear un vehículo eléctrico es sin duda replicar lo más fielmente posible las sensaciones de conducción de los coches de combustión con el tacto y las reacciones de sus piezas mecánicas. No es sencillo lograr la presión y el recorrido de un freno de disco común en un sistema de retención como el que emplean los coches electrificados; tampoco domesticar las aceleraciones inmediatas de los BEV para que sean progresivas y eficientes; y ni mucho menos adaptar la dirección a las inercias de un chasis cargado de baterías.

Interior del Mazda MX-30
Interior del Mazda MX-30

Pero si de algo se puede vanagloriar el MX-30 es de, con todos estos inconvenientes, seguir ofreciendo ese dinamismo, esa exquisita conducción 100% Mazda, o ese ‘Jinba ittai’ que la marca japonesa resume en su lema ‘Drive together’, con un motor capaz de desarrollar 145 cv de potencia y 271 Nm de par motor y un chasis extraordinariamente rígido.

Disponible desde 27.665 euros con todas las ayudas

El precio tarifa del modelo de acceso a la gama MX-30 (Origin) es de 34.375 euros, pero con todos los descuentos, y ayudas oficiales de entre 4.000 y 5.000 euros del Plan MOVES, más 1.000 euros de la marca se puede adquirir desde 27.665 euros.

Habitáculo del Mazda MX-30
Habitáculo del Mazda MX-30

Además, está disponible mediante la fórmula Flexiopción, en la que se puede disfrutar del Mazda MX-30 desde una cuota al mes de 199 euros, que incluye: Seguridad Mazda 730, Mantenimiento gratuito (tantos años como dure la fórmula Flexiopción con un máximo de 7 años) y valor futuro garantizado. Además, en cualquier opción de compra las baterías tienen una garantía de 8 años ó 160.000 kilómetros.

A su vez, y gracias a un convenio con Iberdrola, por la compra del MX-30 regalan un Wallbox de carga de 7,4 KW, y el proyecto de la instalación del mismo.

También »  Renault Trafic 2022: más moderno, igual de práctico