“Me llamo Volkswagen ID.3 y quiero ser Car Of The Year”

¿El mejor eléctrico de los finalistas? Tal vez, cuando menos en tecnología y propuesta de futuro. Lo que no está tan claro es que vaya a ser el ganador, aunque el premio The Car Of The Year siempre ofrece sorpresas. El Volkswagen ID.3 es el más tecnológico de los siete contendientes de esta edición, aunque a nuestro modo de ver esa apuesta tecnológica debería acompañarse algo más de pasión y calidad percibida interior.

El ID.3 ofrece muy buenos argumentos y es posible que consiga la victoria, sobre todo gracias a paises en los que la electrificación total es ya una realidad. En España la marca trabaja a destajo para conseguir una buena penetración, aunque todavía tardaremos un poco. Desde la marca mantienen que “la mayoría de la gente que compra un coche eléctrico tiene una solución doméstica para la carga“, así que habrá que sumarse a esa mayoría si queremos un ID.3.

Tres modelos de batería

Como coche es completo, ofreciendo un excelente espacio interior (tanto en las plazas delanteras como en las traseras), y con una buena propuesta mecánica eléctrica (con tres baterías de 45, 58 y 77 kWh). La autonomía según el ciclo WLTP anuncian 330, 420 y 550 kilómetros respectivamente, y en las pruebas nos demostró que no mienten ya que logramos 442 kilómetros de media.

Se trata de un vehículo para interactuar constantemente con él dado su enorme aporte tecnológico (lleva dos computadoras de alto rendimiento). Cuesta adaptarse a él, por lo que lejos de ser un coche emocional con el que te haces rápidamente si te gusta conducir, el ID.3 es un coche de aprendizaje. Como en el amor, el tiempo es clave.

El ID.3 es el caso más claro de coche con el que experimentar para entender lo que es la electrificación y lo que te propone. Y ojo, no siempre tiene que ser la mejor elección para tus necesidades. En eso radica la magia del eléctrico.

Test del ID.3 en el INTA.

En las pruebas realizadas con la inestimable organizacíón de nuestros compañeros de Motorpress, el ID.3 se mostró bastante completo en muchos aspectos técnicos y mecánicos. Ofrece una buena percepción de producto en general, aunque echamos de menos mejores frenos en la parte trasera (lleva tambores por un tema obvio de costes). El tema de los materiales del interior también merece una mejora.

El nuevo Volkswagen ID.3 obtuvo un buen un resultado de 55,78 metros en las pruebas de frenada asimétrica con asfalto mojado. En el test del Alce acreditó 69,49 km/h y en el eslalon el tiempo empleado fue de 8,52 segundos en completar el recorrido.

En la prueba especial de visibilidad la distancia a la que un objeto de 70 centímetros de altura es visible desde el puesto del conductor es de 5,70 metros.

Conozcamos a través de los datos quién es el nuevo Volkswagen ID.3 con el que hicimos las mediciones. Las dos unidades que probamos eran idénticas.

Resumen de datos y cotas de habitabilidad

CotasDimensiones
Longitud4,36 metros
Anchura1,80 metros
Altura1,52 metros
Batalla2,67 metros

El Volkswagen ID.3 destaca por ofrecer un buen espacio interior. Sus formas son muy cuadradas y en las plazas traseras disponemos de muy buen espacio. Su habitabilidad es enorme.

HabitáculoCentímetros
Ancho interior delantero/trasero140/136
Altura delantera (min-max) / trasera87-96/91
Espacio piernas trasero74

El maletero del Volkswagen ID.3 está en la línea del segmento. Aunque el ID.3 está en un segmento casi nuevo, a caballo entre el Golf y el Polo, seguramente es la puerta de entrada a los modelos 100% electrificados del futuro.

MaleteroCotas
Volumen total370 litros
Altura plano carga74 cms.
Altura tirador103 cm.
Profundidad (plano inferior)80 cm.
Anchura (min/max)90/120 cm.
Altura41 (con divisor) / 51 cm.
Boca de carga (ancho/alto)80/103 cm.

Mi opinión

Para mí se trata de un coche al que hay que conocer, darle tiempo y mucho, mucho uso. Osea, que si no tenemos infraestructura de recarga, de momento hay que olvidarse de él. Dinámicamente creo que puede mejorar, y en la usabilidad, también. Sería más interesante, creo que el conductor no tenga que asumir sumergirse en el mundo de Avatar para que el coche y él aprendan juntos a frenar. No. Seguramente habrán tomado nota de ello y en el ID.4 nos sorprenderá la frenada. Incluso es posible que algunos lo vean como una nevera con tecnología digital de última generación, con ruedas. Casi. Otros lo verán como el tofu, vegano, si sabor, pero que llena. Aunque también digo que hay que probarlo para descubrirlo. Démosle confianza por que la merece.

También »  Siete rutas por las Islas Canarias: el Audi Q3 en Fuerteventura