Patinete eléctrico: riesgos de chocar a 25 km/h

En 2020 se produjeron más de 100 accidentes de circulación con patinetes, en los que 109 personas sufrieron lesiones y 6 perdieron la vida

Algunos de los siniestros más comunes cuando se circula con un vehículo de movilidad personal (VMP), como un patinete eléctrico, son las caídas, los atropellos o las colisiones contra otro vehículo. Todos estos siniestros, a tan sólo 25 km/h, pueden provocar lesiones graves tanto para el conductor/a del patinete como para el peatón contra el que choca. Esta es la principal conclusión que se extrae del informe ‘Crash-tests de patinetes eléctricos, riesgos asociados y recomendaciones para un uso seguro’, realizado por Fundación Mapfre junto con CESVIMAP, que da a conocer los datos de siniestralidad de los dos últimos años e incluye los resultados de dos pruebas de choque, basadas en simulaciones previas por ordenador.

La primera prueba muestra como un maniquí que se desplaza en patinete a una velocidad de 25 km/h colisiona lateralmente contra un vehículo. El análisis del siniestro establece que la zona más afectada tras el impacto es la cabeza del conductor/a del patinete. No obstante, la zona cervical también está expuesta a un alto riesgo, pudiendo llegar a sufrir un latigazo en el momento posterior a la colisión, tras golpear la cabeza contra el suelo.

Accede a la simulación de la primera prueba a través de este enlace.

Accede al crash test de la primera prueba a través de este enlace.

Crash test de la colisión de un maniquí en patinete contra un vehículo
Crash test de un maniquí en patinete contra un vehículo

La segunda prueba muestra cómo un maniquí que circula en patinete a 25 km/h atropella a un peatón infantil. En este caso, el peatón es el que sufre los daños de mayor gravedad: lesiones en la rodilla, tórax y cabeza, puesto que suele impactar primero de forma violenta contra la columna de dirección del patinete y, después, contra el suelo. Normalmente, la colisión también afecta a los hombros del peatón, puesto que en ellos recae el peso del conductor/a y el propio patinete en el momento de impactar contra el asfalto. Por su parte, para el conductor/a, el riesgo de lesión se produce al “aterrizar” sobre el cuerpo del peatón atropellado. Cabe destacar que un tercio de los afectados/as por este tipo de accidentes sufre traumatismos craneoencefálicos con necesidad de ingreso en las Unidades de Medicina Intensiva.

Accede a la simulación de la segunda prueba a través de este enlace.

Accede al crash test de la segunda prueba a través de este enlace.

Crash test entre un maniquí en patinete y un peatón infantil
Crash test entre un maniquí en patinete y un peatón infantil

Aumento de la siniestralidad

El informe de Mapfre destaca el creciente uso de los patinetes eléctricos durante los últimos años, debido a la irrupción de las empresas de sharing y a la pandemia por el virus Covid-19. Según los datos recogidos en dicho informe y obtenidos por los medios de comunicación, en 2020 se registraron más de cien accidentes de circulación con víctimas con patinetes (24 más que en 2019), en los que 109 personas sufrieron lesiones leves y graves (26 más que en 2019) y seis personas perdieron la vida (una más que en 2019).

La mayoría de los accidentes se producen en las ciudades (98%) y en concreto, en los carriles para vehículos (66%). Asimismo, ocurren principalmente como resultado de colisiones (60%), atropellos (20%) y caídas (19%). Cabe destacar que en dichos siniestros están implicados coches (66%), peatones (11%), furgonetas (8%), camiones y autobuses (7%) y bicicletas (6%). Por último, los factores que más influyen en un accidente mortal son conducir sin casco (40%), imprudencias cometidas por parte de otros vehículos (20%) y circular por vías interurbanas (20%).

También »  Bugatti presenta el Chiron Pur Sport, creado para ser el mejor también en curva