Un Toyota GR Supra para puristas

Toyota lanza una versión del GR Supra con cambio manual

Entre los amantes de los coches deportivos está el eterno debate de si es mejor un cambio manual o automático. Pues Toyota ha zanjado esta cuestión anunciando un cambio manual para el GR Supra que hasta sólo tenía la opción de montar uno automático. Más concretamente se comercializa con el propulsor de seis cilindros en línea de 3.0 litros y 340 CV, asociado a una transmisión automática de ocho velocidades. Un año después, se un 2.0 de 258 CV también con cambio automático.

Cambio manual en el Toyota GR SUpra
Cambio manual en el Toyota GR SUpra

Tras escuchar las demandas de sus clientes y de los aficionados al motor, Toyota va a combinar el motor más potente con un cambio manual inteligente de seis relaciones. El sistema iMT ajusta el par motor en el momento de embrague y desembrague. Esta tecnología está configurada de forma predeterminada, pero se puede desactivar en el modo, para que no haya intervención inteligente en ningún caso. Además, se ha acortado la relación de transmisión final para mejorar la aceleración y las recuperaciones, se han retirado los elementos que no eran necesarios, como parte del aislamiento acústico, para reducir aún más el peso, y se ha instalado un embrague de nueva factura.

Interior del Toyota GR Supra con cambio manual
Interior del Toyota GR Supra con cambio manual

Tonta o más atención en el diseño del cambio se prestó a su extensión dentro del habitáculo. No era simplemente cuestión de cambiar una palanca de cambios por otra; había que asegurarse de que la ubicación de ésta fuera óptima para realizar unos cambios precisos y rápidos. El diseño de la consola central existente no dejaba suficiente espacio entre la palanca de cambios y el panel de control del climatizador. Para conseguir una ergonomía perfecta, se han rediseñado la consola central y el sistema de selección del modo de conducción. Además, se ha ajustado el recorrido de la palanca y se ha optimizado el esfuerzo necesario para realizar los cambios y engranar la marcha atrás. La configuración revisada proporciona una cómoda separación de 42 mm entre la palanca de cambios y el panel del climatizador.

El Toyota GR Supra con los tres pedales al incluir el embrague
El Toyota GR Supra con los tres pedales al incluir el embrague

El tacto de la palanca de cambios en la mano y el peso del funcionamiento forman parte de la conexión sensorial entre el conductor y el vehículo, así que se ha prestado una especial atención al peso y la forma del pomo de la palanca y al tacto de los cambios marchas. Como consecuencia, Toyota ha ajustado el esfuerzo necesario para engranar la marcha atrás y ha optado por un pomo más pesado (200 g), para conseguir un efecto más agradable al utilizarlo.

Todavía no se ha confirmado la fecha de lanzamiento ni el precio de esta nueva versión manual, por lo que habrá que esperar para conocer cuando llegará el GR Supra más purista.

También »  Mazda MX-30, sofisticación eléctrica