Lucha entre ‘iguales’

El rival más fuerte para un Cupra Formentor es el propio Formentor, por ello comparamos y enfrentamos a dos de sus versiones más novedosas y demandadas en la actualidad


Cupra es una marca que se define e identifica por su deportividad, como se aprecia en su primer modelo 100% original, el Formentor. Este CUV (Crossover Utility Vehicle) ofrece un innato dinamismo en todas sus versiones, independientemente de qué acabado o motorización albergue bajo su capó. Y es que la firma española ha sido inteligente y ha permitido que casi cualquier usuario pueda acceder a él con una oferta mecánica tan variada como interesante.

Algunos han criticado que siendo una firma que prácticamente nace de la competición, sólo debía lanzar versiones de altas prestaciones, pero desde nuestro punto de vista dotar al Formentor de propulsores que van desde los 150 CV, a los 390 CV del futuro VZ5, es todo un acierto. Y es que no importa al volante de qué Formentor estés, ya que siempre vas a disfrutar de un tacto de conducción y unas reacciones marcadamente Racing, ya que si por algo destaca Cupra es por la excelente puesta a punto de sus chasis.

Con esta premisa quisimos no sólo probar, sino de algún modo enfrentar, a sus versiones de acceso, es decir, la variante con el motor gasolina TSI de 150 CV y el e-HYBRID de 204 CV. El primero es un modelo con motor de combustión convencional, mientras que el segundo monta un sistema híbrido enchufable.

Una ventaja del Formentor es que en todas sus versiones ofrece un aspecto sumamente deportivo. Es casi imposible distinguir a la de 150 CV TSI de la versión e-HYBRID de 204 CV | Foto: NeoMotor
Una ventaja del Formentor es que en todas sus versiones ofrece un aspecto sumamente deportivo. Es casi imposible distinguir a la de 150 CV TSI de la versión e-HYBRID de 204 CV | Foto: NeoMotor

El Cupra Formentor 1.5 TSI de 150 CV, como su nombre indica, se basa en un motor gasolina de cuatro cilindros turboalimentado, con 1.498 cc, que rinde 150 CV de potencia y 250 Nm de par motor. Y que en el caso de la unidad de pruebas se asocia al un cambio automático de doble embrague y 7 relaciones.

Por su parte, el Formentor 1.4 e-HYBRID de 204 CV combina un motor gasolina también de 4 cilindros y turboalimentado, que en este caso cubica 1.395 cc y rinde 150 CV, con un segundo propulsor eléctrico que entrega 115 CV, para ofrecer una potencia conjunta total de 204 CV. Todo ello se asocia a un cambio automático también de doble embrague, pero con 6 velocidades.

Los Cupra son fácilmente identificables por sus voluminosas y deportivas formas, en las que el logo de la marca en el patentado color ‘Copper’ tiene un lugar más que destacado. En el Formentor este color domina el portón trasero, y también podemos verlo en detalles como las llantas, o en la luz de bienvenida que sale de los espejos retrovisores por la noche.

Como vemos, son coches muy semejantes, lo que también se refleja en sus prestaciones. El 150 CV es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, mientras que el e-HYBRID gracias a un mayor par motor de entrega inmediata de 350 Nm, lo hace en 7,8 segundos. Una diferencia que es incluso menos acusada en la velocidad punta con 203 km/h para el primero y 205 km/h para el segundo.

Donde sí hay diferencias notables, al menos al inicio, es en consumos y emisiones. En ficha técnica Cupra dice que el 150 CV ofrece una media en ciclo mixto de 6,8 l/100 km, mientras que el PHEV se conforma con 1,2 l/100 km. Esto corresponde a unas emisiones de CO2 de 153 gramos a los 100 km en el primero, y 27 gr/100 km en el híbrido enchufable. Pero tras más de mil kilómetros recorridos con un uso completamente variado con ambos coches, las cifras no son exactamente esas, sobre todo en el e-HYBRID.

El 150 CV cerró la prueba con 7,2 l/100 km, lo que supone apenas 0,4 puntos por encima de la media oficial, lo que está muy bien para un coche de su peso y potencia. En cambio, el PHEV acabó con una media de 6,2 l/100 km, lo que a pesar de que es un gran incremento para la cifra de la ficha técnica, es un muy buen consumo. ¿Y por qué decimos esto?

Pues es sencillo, la media que se refleja en la ficha técnica es exactamente a los 100 kilómetros recorridos, contando con los casi 60 que permite hacer el sistema híbrido enchufable en modo 100% eléctrico gracias a la batería de 13 kWh que monta. Es decir, que con la mitad del recorrido con un 0,0 de gasto de combustible es fácil hacer ese 1,2 l/100 km. Eso sí, el consumo real en los primeros 100 km con la batería plenamente cargada es de unos 3,5 l/100 km.

Estos 6,2 l/100 km de consumo total y real del Formentor e-HYBRID de 204 CV, os aseguramos que son más que destacables por las prestaciones que ofrece el coche. Pero de todos modos, tanto este como cualquier otro híbrido enchufable, está pensado para cubrir sólo con propulsión eléctrica las necesidades diarias de la mayoría de usuarios. Nuestro caso fue radicalmente opuesto, porque contamos con dos desplazamientos de larga distancia (Madrid-Valencia/Valencia-Madrid) que dieron al traste con los beneficios eléctricos del PHEV, pero aún así la media de consumo fue muy buena. Y además, este modelo cuenta con la Etiqueta CERO de la DGT, con todas las ventajas que ello supone, mientras que el 150 CV tiene la Etiqueta ‘C’.

COMPORTAMIENTO

Tanto en el caso del 150 CV como del 204 e-HYBRID, a las que le siguen el gasolina TSI de 190 CV, y las versiones diésel TDI de 150 CV. Los Formentor con 245 CV o más, llevan el apellido VZ de ‘Veloz’, que se ofrece con otro modelo e-HYBRID de 245 CV, las versiones gasolina TSI de 245 y 310 CV, y el futuro VZ5 de 390 CV. Qué significa eso, pues que los modelos de la prueba contaban con prácticamente el mismo equipamiento y con los mismos componentes en su chasis: frenos, llantas, suspensiones, dirección… lo que hacía que su comportamiento sea muy parejo más allá de la potencia.

Estructuralmente también son idénticos, con unas dimensiones que sólo varían en la capacidad del maletero, ya que en el caso del E-HYBRID las baterías le restan 105 litros, pasando de los 450 del 150 CV a 345 litros.

Los Cupra son fácilmente identificables por sus voluminosas y deportivas formas | Foto: NeoMotor
Los Cupra son fácilmente identificables por sus voluminosas y deportivas formas | Foto: NeoMotor

Todas estas similitudes hacen que las variaciones en comportamiento sean mínimas, por lo que en este caso hablaremos en nombre de los dos. El Formentor destaca por ser un coche con un excepcional aplomo pese a su conducción crossover, que le hace tener una mayor distancia al suelo y un centro de gravedad más alto. Handicaps para la conducción deportiva que se solventan con elementos como una suspensión dura, pero no incómoda, que evita balanceos de la carrocería; con un dirección muy transmisiva y de reacciones vivas y directas; unos buenos frenos; y llantas de 18 pulgadas para minimizar la separación con el asfalto. Y todo ello por no hablar de todas las ayudas a la conducción y sistemas ADAS que intervienen cuando vamos más pasados de la cuenta, para no sólo evitar un accidente sino corregir pequeños errores que nos permitan seguir rodando rápido.

Por supuesto, el Cupra Formentor cuenta con distintos modos de conducción: desde uno ECO para reducir consumos, a uno deportivo.

PRECIO

En cuanto al precio, el CURPA Formentor TSI de 150 CV está disponible por debajo de los 30.000 euros con los descuentos que ofrece la marca, mientras que el e-HYBRID de 204 CV está disponible desde 36.800 euros con los descuentos aplicados, a los que se le pude añadir el descuento del Plan MOVES III, de 2.500 euros de descuento, o 5.000 euros si el cliente achatarra un vehículo a cambio. Esta última versión resulta muy interesante si puedes disfrutar de un punto de recarga y realizas una media diaria de al rededor de 60 km, ya que conducirás siempre en modo eléctrico.

También »  Lamborghini SC20, un descapotable de ensueño