Tres tecnologías de seguridad de Citroën para evitar accidentes de tráfico

Citroën propone avanzadas tecnologías para proteger tanto a las personas que viajan en el habitáculo como a los peatones

Citroën tiene muy en cuenta la protección de las personas a la hora de desarrollar sus modelos. Por ello, desde el C1 hasta el nuevo C3 y desde el SUV C5 Aircross al Berlingo, la gama de la firma francesa se caracteriza por un diseño de líneas fluidas que contribuye a reducir la gravedad de los posibles accidentes de tráfico.

La seguridad de los peatones tiene una larga tradición en Citroën y actualmente, gracias a la tecnología, es posible ofrecer en los vehículos de la compañía distintas soluciones de asistencia a la conducción que intervienen de forma automática sobre la velocidad o sobre los frenos en el momento en que estos sistemas identifican un posible riesgo de colisión. La evolución de la tecnología ha permitido que, además de minimizar las consecuencias de un accidente, sea posible evitarlo. Veamos a continuación algunas de las tecnologías de Citroën que ofrecen la máxima seguridad en la carretera:

Active Safety Brake

El Active Safety Brake es un sistema de frenada de emergencia que limita el riesgo de sufrir una colisión. Este sistema emplea una serie de sensores y cámaras multifunción para identificar peatones, animales u otros vehículos que se encuentran en la calzada o en sus bordes. Si el vehículo se aproxima en exceso a ellos o tiene una trayectoria y una velocidad que podría representar un riesgo de colisión, el sistema activa una alarma visual y sonora. En caso de que el conductor/a no reaccione a estas advertencias, el Active Safety Brake interviene y frena automáticamente el coche.

Esta tecnología de asistencia a la conducción está disponible en numerosos modelos de la firma francesa como el nuevo Citroën C3, el Citroën C3 Aircross, el Citroën C5 Aircross, el Citroën C5 Aircross Hybrid, el Citroën Berlingo, el Citroën Grand C4 SpaceTourer, el Citroën SpaceTourer, el Citroën ë-SpaceTourer, el Citroën C4 y el Citroën ë-C4 100% eléctrico.

El sistema Active Safety Brake | Foto: Citroën
El sistema Active Safety Brake | Foto: Citroën

Regulador de Velocidad Activo

Con tal de proteger a los pasajeros/as del eventual riesgo de una colisión con otros coches, el Regulador de Velocidad Activo, disponible en algunos modelos con cambio manual como el Citroën C5 Aircross, adapta la velocidad del vehículo a la del que lo precede. Gracias a un dispositivo de radar se identifica al vehículo precedente y se mantiene de forma automática la distancia de seguridad elegida previamente por parte del conductor/a hasta que el vehículo que circula delante se detiene, e interviniendo sobre el freno y el acelerador.

Otros modelos con cambio automático EAT8, como el Citroën Grand C4 SpaceTourer, cuentan con el Regulador de Velocidad Activo con función Stop&Go, que además permite la puesta de nuevo en marcha sin intervención de quien conduce, así como regular la velocidad entre 30 y 180 km/h, controlar la velocidad y la distancia con el vehículo precedente y limitar la aceleración en curva.

El Regulador de Velocidad Activo con función Stop&Go | Foto: Citroën
El Regulador de Velocidad Activo con función Stop&Go | Foto: Citroën

Seguridad Cero Emisiones

Con el objetivo de señalar la modalidad eléctrica cuando el coche está en movimiento y para cumplir con la normativa, el SUV Citroën C5 Aircross Hybrid equipa un avisador acústico específico ZEV de 0 a 30 km//h. Esta firma sonora permite a los peatones escuchar que se aproxima un vehículo en movimiento al tiempo que incrementa su aspecto tecnológico y moderno. Cabe destacar que el sonido no se percibe en el habitáculo, por lo que se garantiza el máximo confort acústico a bordo. Este dispositivo también está presente en el nuevo Citroën ë-C4 100 eléctrico.

También »  Cupra Formentor VZ5, 390 CV de pura adrenalina