Jeep Wrangler 4xe, icono electrificado

Jeep electrifica uno de los todoterrenos más conocidos del mundo, el Wrangler, en una versión que gana potencia, eficiencia y hasta capacidad offroad

Jeep está inmerso en su proceso de electrificación. Empezó con el Renegade y el Compass, sus vehículos de más volumen en el mercado, y en el futuro se aventurará con el Grand Cherokee, que llegará el año que viene. Ahora le toca a su vehículo más reconocible, a su icono: el Wrangler. El todoterreno de la marca del grupo Stellantis se estrena en el mundo enchufable con su versión 4xe, disponible en sus acabados Sahara, Rubicon y 80th Anniversary.

Jeep ha insistido mucho en que ha querido conservar la esencia del modelo, por lo que los cambios estéticos son mínimos, y, por supuesto, no han querido restarle ni un ápice de su capacidad offroad, ya que el Wrangler está hecho por y para disfrutar fuera de la carretera. El resultado es una variante más potente que cualquiera de sus equivalentes de combustión, aunque algo más cara, y más eficiente que no solo cumple con lo buscado por la compañía, sino que además mejora en algunos aspectos, como precisamente en su comportamiento fuera de la carretera.

Estéticamente, en el exterior los cambios principales se centran en detalles que harán más identificable a esta versión. En ese sentido, tanto el logotipo de Jeep, el 4xe, el Trail Rated y la inscripción Wrangler Unlimited se presentan en un nuevo tono azul eléctrico. El Rubicon añadirá además un vinilo negro en el capó con el logotipo 4xe en un lateral. Asimismo, incluye llantas exclusivas de la variante. 

Los detalles en azul eléctrico son la novedad estética | Foto: Jeep
Los detalles en azul eléctrico son la novedad estética | Foto: Jeep

En el interior hay más cambios, concentrados principalmente en el cuadro de instrumentos, que elimina el velocímetro analógico y lo sustituye por un indicador de uso de energía, dejando la información de la velocidad para la pantalla central. El tacómetro se mantiene. Por supuesto, dispone de gráficos dedicados al estado de carga de la batería. Se añade además el E-Selec, para elegir entre el modo híbrido, el 100% eléctrico y el E-Save, para cargar batería durante la marcha. La última novedad serán unos indicadores LED en el salpicadero que indica el estado de la carga al enchufarlo en un cargador. El Rubicon añade costuras de contraste azules en el habitáculo. Se mantiene la pantalla de 8,4 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

380 CV con un consumo contenido

El Jeep Wrangler 4xe se propulsa combinando un motor de gasolina 2.0 turboalimentado de 272 CV de potencia asociado a una caja de cambios automática de ocho relaciones firmada por ZF con dos motores eléctricos, uno para el arranque, para generar energía y para apoyar al resto de propulsores; y otro de 145 CV y 245 Nm de par máximo que trabaja en el modo híbrido y en el modo 100% eléctrico. Juntos suman 380 CV de potencia y 637 Nm de par máximo, con lo que se convierte, al instante, en el Wrangler más potente disponible.

Trasera del Jeep Wrangler Rubicon 4xe | Foto: Jeep
Trasera del Jeep Wrangler Rubicon 4xe | Foto: Jeep

Una batería de 17,4 kWh garantiza energía para, según los datos de la marca, circular más de 53 kilómetros en modo 100% eléctrico en un entorno urbano y alrededor de 45 kilómetros en otros tipos de carretera, con lo que pega la etiqueta ‘cero emisiones‘ de la DGT en su parabrisas. Para la carga, Jeep ha apostado por limitarla a potencias bajas, de 7,4 kW o menos, con lo que tarda dos horas y media en alcanzar el 100%. El consumo en modo híbrido, según declara Jeep, es de 3,5 litros cada 100 kilómetros, 4,1 litros en caso del Rubicon.

Mejor fuera del asfalto

La capacidad todoterreno se mantiene intacta, ya que la marca ha transformado su vehículo en un coche enchufable sin eliminar ningún sistema antes presente. La batería se sitúa bajo la banqueta trasera, manteniendo también la totalidad de la capacidad del maletero, 533 litros. En los acabados Sahara y 80th Anniversary dispone del sistema Selec-Trac, que adaptará la tracción y la entrega de par a las necesidades del terreno. El Rubicon seguirá contando con el Rock-Trac, con cuatro opciones de tracción que pasan desde dos ruedas sin reductoras hasta tracción total con reductora. 

No falta equipamiento conocido como el diferencial de deslizamiento limitado, ejes Dana, bloqueo eléctrico de ambos ejes o, en el caso del Rubicon, la desconexión de la barra estabilizadora delantera, entre muchos otros sistemas que garantizan un buen comportamiento fuera del asfalto. Además, con la electrificación, el Wrangler se beneficia de las bondades de la energía eléctrica, como el par instantáneo. Por último, se añade por primera vez la cámara frontal, que mejora la visibilidad en terrenos complicados.

Jeep promete una mayor capacidad offroad gracias a las ventajas de la electrificación | Foto: Jeep
Jeep promete una mayor capacidad offroad gracias a las ventajas de la electrificación | Foto: Jeep

En términos de tecnología de asistencia y seguridad mantiene el equipamiento de las variantes de combustión, con sistemas como el control de crucero adaptativo, el detector de ángulo muerto, el control de mantenimiento de carril o el lector de señales, entre otros.

Así queda la gama

Llega el Wrangler 4xe y, a la vez, Jeep elimina las opciones diésel de la gama de su todoterreno, manteniendo una variante de gasolina con el mismo motor 2.0 de 272 CV de potencia para todos sus acabados, incluido el Sport. El 4xe estará disponible en el resto, los mencionados Sahara, Rubicon y 80th Anniversary. 

Interior del Jeep Wrangler Rubicon 4xe | Foto: Jeep
Interior del Jeep Wrangler Rubicon 4xe | Foto: Jeep

Una vez electrificado, el Wrangler parte desde los 68.900 euros en su acabado Sahara, desde los 70.800 euros para le Rubicon y desde los 72.300 euros para el 80th Anniversary. La versión de combustión arranca desde los 65.500 euros. Jeep lanza el todoterreno enchufable con una oferta comercial para el acabado Rubicon consistente en una entrada de 15.300 euros y 36 cuotas de 360 euros y una última cuota de 48.034,35 euros. Jeep ofrece una garantía de ocho años o 160.000 kilómetros para la batería e incluye en el precio el programa Jeep Wave, con dos años de mantenimiento, asistencia en carretera y otros servicios incluidos.

También »  El neumático más grande del mundo visita Valencia