El Mercedes-Benz EQS viene del futuro

El nuevo coche eléctrico de Mercedes-Benz integra una pantalla ‘infinita’ y un complejo sistema de Inteliencia Artificial

Mercedes-Benz muestra el EQS, una berlina de lujo con propulsión eléctrica basada en la arquitectura modular para los nuevos vehículos eléctricos de la firma alemana. Este modelo destaca por su combinación de tecnología y diseño, con una carrocería de aspecto sumamente atractiva que además establece un nuevo récord entre los automóviles de serie en el capítulo de la resistencia aerodinámica, con un coeficiente cx a partir de 0,20.

Tiene un diseño de cabina avanzada o «Cab-Forward» y la tersa silueta de coupé «One Bow» con portón trasero inclinado. Estos rasgos distinguen a primera vista al EQS de los vehículos con motor de combustión interna, y se ven acentuados y confirmados por el frontal en diseño Black Panel y la configuración de las luces.

En el interior lo que más destaca es la MBUX Hyperscreen, una pantalla cóncava que se extiende como una ola desde el montante A izquierdo hasta el derecho, por delante de los ocupantes y totalmente integrada en el tablero de instrumentos. Está engarzada solamente por un fino marco en color Silver Shadow, una banda de difusores de ventilación y una estrecha franja de cuero. El visualizador central y el visualizador del acompañante de la MBUX Hyperscreen ofrecen asimismo una confirmación háptica. Si el usuario toca con un dedo determinadas zonas de la pantalla táctil, percibe impulsos en la superficie lisa, que transmiten la impresión de un interruptor mecánico. Otra ayuda para el manejo es la llamada interacción de fuerza en ambos visualizadores. El cristal reacciona de modo diferente en función de la presión aplicada. Por ejemplo, abriendo un nuevo menú de selección de MBUX.

Otro intersante detalle en el interior es que el EQS puede proteger a sus ocupantes de los olores y partículas mediante un filtro HEPA (High Efficiency Particulate Airque) que depura con gran efectividad el aire del exterior, reteniendo el polvo fino, las micropartículas y el polen.

Mercedes-Benz EQS

Otro ejemplo de la sofisticación tecnológica del nuevo EQS es su Inteligencia Artificial, dotada de sondas sensoras de todo tipo —hasta 350, en función del equipamiento individual—, instaladas en casi todos los componentes. Estos elementos miden la distancia, la velocidad y la aceleración, registran la luminosidad, valoran la intensidad de la lluvia y la temperatura, determinan la ocupación de los asientos, e incluso analizan el parpadeo del conductor o el idioma en que hablan los pasajeros. Estas informaciones se procesan con ayuda de unidades de control, que toman decisiones en fracciones de segundo con ayuda de algoritmos. Puede decirse que estas centralitas electrónicas son el cerebro del automóvil. Pero la información, por completa que sea, no sirve de nada si no se sabe cómo reaccionar a ella. El nuevo EQS puede perfeccionar sus aptitudes a medida que adquiere nuevas experiencias, pues es capaz de aprender con ayuda de técnicas de inteligencia artificial (IA).

El sonido de marcha opcional es interactivo. Es decir, reacciona a una docena de parámetros diferentes como la posición del pedal acelerador, la velocidad o la recuperación. La elección del programa de conducción modifica asimismo el sonido que perciben los ocupantes durante la marcha. El amplificador del sistema de sonido surround Burmester utiliza algoritmos inteligentes de diseño sonoro para calcular en tiempo real los sonidos, y reproducirlos por medio de los altavoces.

El servicio Energizing Coach recomienda uno de los programas de Energizing Comfort —Frescor, Calor, Vitalidad o Ambiente placentero— de forma personalizada, teniendo en cuenta la situación. Si se ha acoplado un smartwatch Mercedes. Además, la tecnología Mercedes-Benz Venu tiene en cuenta determinadas constantes vitales del ocupante —por ejemplo, el nivel de estrés y la calidad del sueño— a la hora de emitir la recomendación.

Iluminación interior del Mercedes-Benz EQS
Iluminación interior del Mercedes-Benz EQS

El sistema MBUX es proactivo, y muestra al usuario las funciones adecuadas en el momento oportuno. La conciencia sensible al contexto se optimiza permanentemente, teniendo en cuenta los cambios en el entorno y el comportamiento del usuario.

Una capa especial de información, la llamada «Zero-Layer», permanece siempre en el plano superior de la arquitectura de información de MBUX y ofrece al usuario contenidos dinámicos superpuestos del sistema MBUX y de los servicios relacionados con este equipo. El asistente para el interior MBUX analiza los movimientos de los ocupantes —también en las plazas traseras— para reconocer sus deseos de manejo y accionamiento.

Interior del Meredes-Benz EQS
Interior del Meredes-Benz EQS

Dentro de su programa estratégico «Ambition 2039», Mercedes-Benz está trabajando con afán para poder ofrecer en un plazo menor de 20 años una flota completa de automóviles nuevos con balance neutro de CO2. Hasta el año 2030, más de la mitad de los automóviles comercializados por la empresa estarán equipados con propulsión eléctrica (xEV), tanto automóviles exclusivamente eléctricos como modelos híbridos enchufables.

El EQS se fabrica junto con la nueva Clase S y la Clase S Mercedes-Maybach en la «Factory 56» de la planta de Sindelfingen, la sede de producción de automóviles más moderna de Mercedes-Benz. En consonancia con el programa estratégico «Ambition 2039», la «Factory 56» trabaja con cero emisiones de carbono, es decir con un balance absolutamente neutro de CO2, y con un consumo energético claramente reducido. En todas las naves se han implementado de manera consecuente tecnologías y procesos innovadores que ayudan a los trabajadores de la mejor manera posible en el desempeño de su trabajo diario.

La producción local de baterías es un factor importante para el éxito de la ofensiva eléctrica de Mercedes-Benz AG, y un elemento decisivo para poder cubrir de forma flexible y eficiente la demanda mundial de vehículos eléctricos. Como parte del «Mercedes-Benz Drive Systems Campus» de Untertürkheim (Alemania), la planta de Hedelfingen es responsable de la producción de los sistemas de baterías Mercedes-EQ para el EQS.

También »  El Opel GT de 1987 reaparece en el Salón de Fráncfort 2019