Ni radares ni Pegasus: la DGT te vigilará a distancia

Un sistema de la DGT utilizará internet para saber dónde estamos y a qué velocidad vamos

La Dirección General de Tráfico está desarrollando la herramienta de control definitiva. Con la plataforma DGT 3.0 sabrá de manera exacta y en tiempo real tu localización, velocidad y maniobras al volante, aprovechando los sistemas de localización y diagnóstico de los coches modernos conectados a la nube. La DGT asegura que no lo hace para controlar al usuario sino al tráfico, pero es imposible saber si en el futuro este sistema sustituya a los radares, los agentes de tráfico y el Pegasus, para poder poner multas a distancia.

A través de una nueva licitación de 3,3 millones de euros para el “Mantenimiento y Servicios de la plataforma de vehículo conectado DGT 3.0”, se optimizará esta tecnología para que la DGT pueda tener controlado en todo momento el estado del tráfico en las carreteras a través de la información que le envía cada vehículo.

En el futuro todo estará conectado y tendrán información exacta de nuestros movimientos
En el futuro todo estará conectado y tendrán información exacta de nuestros movimientos

Ya existen aplicaciones de conducción como Waze, Mapas o Google Maps, con los que se puede saber el estado del tráfico en las carreteras a través de la información particular de cada usuario. Éstas nos avisan de atascos, y también nos indican si ha habido un accidente o si existe algún tipo de incidente en la carretera que nos pueda poner en peligro. Y esa es exactamente la información que quiere tener la DGT con su plataforma, para poder ayudar a los conductores a viajar de una forma más segura. Pero con la gran diferencia de que las aplicaciones que tenemos en nuestro coche sirven también para poder librarnos de una multa, y la de la DGT puede servir para todo lo contrario.

La Dirección General de Tráfico dice que quiere vigilar las carreteras y no a los conductores. Es decir, que no pretende usar nuestra información para multarnos, sino para mejorar las condiciones del tráfico y la seguridad en las carreteras. Pero nadie nos asegura que con el tiempo utilicen sistemas como el GPS del coche con el que saben nuestra velocidad en tiempo real, los sistemas de diagnóstico de accidentes para ver si hemos hecho una frenada de emergencia, o incluso los warning para saber si nos hemos detenido en un lugar ilegal, para poder ponernos una multa a distancia.

Muchos coches transmiten ya en tiempo real toda la información relativa a su conducción
Muchos coches transmiten ya en tiempo real toda la información relativa a su conducción

Estar conectados es una gran ventaja a nivel particular, pero con el tiempo y como se ha demostrado ya con multitud de dispositivos, hace que las autoridades nos tengan controlados en todo momento, y sólo hará falta un cambio legislativo para que nos puedan sancionar con la información que el coche les transmite a través de la nube.

Por ahora se asegura que los datos se tratarán de forma anónima y que no se van a identificar vehículos y personas, sino que quieren la información general del estado de las carreteras. Pero como fiarse de esto, si recientemente la propia DGT pidió el uso de las cámaras de control de tráfico para poder multar a aquellos coches que no tengan la ITV en regla. Lo que hasta hace poco eran simplemente cámaras de control como quieren que sea la DGT 3.0, pronto podrían ser casi como los radares de las carreteras, es decir, dispositivos de vigilancia con los que te pueden identificar para ponerte una multa.

Cámaras de control del tráfico
Cámaras de control del tráfico

El sistema DGT 3.0 pretende estar en funcionamiento para el año 2026, cuando casi todos los coches cuenten ya con sistemas obligatorios de localización como la llamada de emergencia automática eCall capaz de transmite nuestra posición GPS exacta en tiempo real; las luces de emergencia V-16, que deberán de disponer de conexión a internet a partir de ese mismo año; o las llamadas ‘cajas negras’, que los coches nuevos ya tienen que tener preinstaladas por ley .

También »  La segunda entrega del Rolls-Royce Boat Tail se inspira en las perlas