BMW Serie 4 Cabrio: primera toma de contacto

El BMW Serie 4 Cabrio ofrece una capota de lona que se abre y cierra en 18 segundos para transformar por completo el coche


Unos meses después de asistir a la presentación del BMW Serie 4, tuvimos el “placer” de conocer y conducir su versión descapotable. Y decimos placer porque pocas experiencias al volante son tan placenteras como la que ofrece el nuevo BMW Serie 4 Cabrio, y más si hablamos de la versión tope de gama de 374 CV, como fue el caso de la unidad de pruebas a la que tuvimos acceso.

En el reportaje de la presentación del Serie 4 ya repasamos todas las novedades de este modelo, así que vamos a centrarnos en lo que aporta la versión descapotable, comenzando por su diseño. La segunda generación el Serie 4 Cabrio es más grande que la 2013. Ahora es 128 mm más largo, con 4.768 milímetros de longitud; su anchura ha aumentado 27 mm, hasta 1.852 mm, y su distancia entre ejes 41 mm, hasta 2.851 mm. Su altura es de 1.384 mm con el techo cerrado. El aumento del ancho de vías (+ 28 mm las delanteras y + 18 mm las traseras) acentúa la musculatura del coche y también mejora sus cualidades en conducción deportiva.

Prueba del BMW Serie 4 Cabrio
Prueba del BMW Serie 4 Cabrio

El diseño frontal está presidido por la parrilla con los gigantescos riñones, en contraste con los discretos y estrechos faros delanteros, con tecnología Full LED de serie. Opcionalmente se ofrece la iluminación láser con hasta 550 metros de alcance. En la zaga también llaman poderosamente la atención los rasgados pilotos que se extienden hacia los flancos para elevar la sensación de anchura. Éstos cuentan con un tintado oscurecido para fusionarlos todavía más con la carrocería.

Pero sin duda es la vista lateral la más característica de este BMW Serie 4 Cabrio, sobre todo cuando se retira la capota. Es entonces cuando se aprecia su marcada línea de cintura y su depurado aspecto. También es cuando se deja a la vista su sofisticado interior de cuatro plazas, en el que destacan elementos como los asientos deportivos con cinturones de seguridad que se extienden y retraen automáticamente, la calefacción para el cuello integrada en los reposacabezas delanteros (opcional), los asientos deportivos con ajuste eléctrico de serie, mientras que los asientos ventilados, disponibles por primera vez, se ofrecen como opción.

En la presentación del BMW Serie 4 ya repasamos toda la tecnología que incluía la nueva berlina, por lo que no nos volveremos a extender en este punto, aunque sí cabe destacar que el Cabrio cuanta ya con el Sistema Operativo BMW 7.0, que entre otras muchas funciones permite compatibilidad total e inalámbrica con Android Auto, Apple CarPlay y, como novedad Amazon y su asistente virtual Alexa. De este modo el coche puede estar completamente comunicado con los sistemas de domótica de casa que empleen esta misma plataforma.

Capota de lona para el BMW Serie 4 Cabrio

BMW ha elegido una capota de lona para el Serie 4 Cabrio. Además de aportarle ese aire clásico que tanto se demanda en los descapotables, permite ahorrar peso y espacio en un maletero que cubica 300 litros (220 en la anterior generación), ampliables a 385 cuando la capota está desplegada. Ésta está compuesta por unos arcos con una ventana trasera de cristal enrasado, varias capas de aislamiento y una cubierta de tela disponible en negro de serie y en plata antracita como opción.

Capota de lona del BMW Serie 4 Cabrio
Capota de lona del BMW Serie 4 Cabrio

Pese a ser de tela, se disfruta en el interior de un buen aislamiento tanto acústico como térmico cuando se encuentra puesta, y gracias al deflector de viento opcional el silencio se mantiene cuando se abre el techo, gracias a la ausencia de turbulencias en el interior.

La capota se pliega y despliega en tan sólo 18 segundos, y la maniobra se realiza de forma totalmente automática incluso cuando se rueda a velocidades de hasta 50 km/h.

Gama de motores del Serie 4 Cabrio

En su lanzamiento, el BMW Serie 4 Cabrio está disponible con tres versiones gasolina y una diésel, a las que a lo largo de 2021 se sumarán otras dos alternativas con este último tipo de combustible.

En la oferta gasolina está disponible el 420i de 184 CV, 430i de 258 CV y M440i xDrive de 374 CV, mientras que la opción diésel se limita por el momento al 420d de 190 CV. En julio llegará el 430d de 286 CV y probablemente el M4 Cabrio Competition xDrive de 510 CV para coronar la gama, y ya en noviembre el M440d de 340 CV.

Interior del BMW Serie 4 Cabrio 2021
Interior del BMW Serie 4 Cabrio 2021

Todos los motores cuentan de serie con la caja de cambios Steptronic de ocho velocidades de última generación, a excepción de los modelos BMW M y M Sport que cuentan la Steptronic Sport, opcional en el resto de versiones. Esta última ofrece un cambio con mayor dinamismo, incluye levas en el volante e introduce la nueva función Sprint. Esta función hace posible que dejando apretada la leva izquierda el cambio ajuste directamente la marca inferior más adecuada cuando se precisa un plus de potencia.

Otra característica común en todos los motores diésel, junto con el M440i xDrive, es la hibridación ligera para elevar la eficiencia y las prestaciones, y acceder a la etiqueta ECO de la DGT. Este sistema cuenta con un motor de arranque-generador de 48V y una segunda batería que permite regenerar y almacenar mucha más energía de frenado. Esta energía se utiliza para alimentar el sistema eléctrico, aligerando la carga de trabajo del motor de combustión y aumentando su potencia. El arrancador-generador produce un efecto de impulso eléctrico que aporta al instante 11 CV adicionales para adelantamientos o situaciones en las que se requiera un extra de potencia.

Independientemente del motor escogido, BMW ha querido asegurar en este modelo el mismo dinamismo que el Serie 4 estándar, para lo que ha efectuado cambios estructurales como refuerzos en la carrocería, un centro de gravedad más bajo o un eje posterior más ancho. Conto ello se logra una mayor rigidez en el chasis y un comportamiento deportivo ‘made in BMW’.

Además, la suspensión estándar y la M Sport incluyen amortiguadores con una puesta a punto específica para adaptarse ala condición descapotable del modelo. Los clientes también pueden optar por la suspensión adaptativa M con amortiguadores controlados electrónicamente. La dirección deportiva variable se incluye con las dos variantes de suspensión opcionales. El nuevo BMW Serie 4 Cabrio monta de serie unas llantas de aleación de 17 pulgadas. Los frenos M Sport opcionales están disponibles con pinzas de freno azules o rojas. El equipamiento de serie del modelo más alto de la gama incluye llantas de aleación ligera M de 18 pulgadas y un diferencial M Sport con control electrónico y función de bloqueo completamente variable. Éste, también está disponible como opción para el nuevo BMW 430i Cabrio junto con la suspensión M Sport o la suspensión adaptativa M.

Probamos el BMW Serie 4 Cabrio M440i xDrive

En la presentación tuvimos la ocasión de probar el actual modelo tope de gama, es decir, el Serie 4 Cabrio M440i xDrive. Esta versión monta un potente motor gasolina de 6 cilindros en línea con 2.998 cc, que desarrolla 374 CV de potencia y nada menos que 500 Nm de par motor entre un amplísimo rango que va desde las 1.900 a las 6.500 rpm. Con este propulsor, la rapidez del cambio Steptronic Sport y la tracción total inteligente xDrive, el coche es capaz de acelerar de 0 a 100 en menos de 5 segundos y alcanzar una velocidad autolimitada de 250 km/h.

Si sumamos estas excepcionales prestaciones, a un dinamismo con el sello BMW y a la posibilidad conducción a cielo abierto, se obtiene una experiencia extraordinaria para cualquier amante de los coches. La posibilidad de rodar sin capota permite sentir más la sensación de velocidad por el paso del viento, la recepción directa del sonido que emanan los tubos de escape, la cercanía con el asfalto e incluso el olor de los neumáticos o los frenos cuando se lleva al extremo el pilotaje. Un brebaje adictivo para los sentidos de cualquier ‘petrolhead’.

El Serie 4 Cabrio M440i xDrive es un auténtico BMW Performance, lo que supone integrar elementos como: escapes M Sport, diferencial deportivo M, sistema xDrive focalizado en el eje trasero, suspensión deportiva M con ajuste específico y las funciones M Launch Control y M Sprint. Todo ello hace que el coche sea más ágil, preciso, rápido y divertido. Aptitudes que pudimos comprobar durante la prueba y que bien justifican ese sobreprecio con respecto al resto de la gama.

Precios del BMW Serie 4 Cabrio para España

  • 420i 57.300 euros
  • 430i 61.400 euros
  • M440i 83.400 euros
  • 420d 58.250 euros
También »  Cinco averías por despiste que pueden amargarte el verano